lunes, 19 de mayo de 2014

STEPHAN MAIGAARD ANDERSEN



En Hollywood se impone la moda de la secuela tardía. En los últimos años hemos visto volver a Rocky, Rambo, Indiana Jones o Tron. Suenan nuevas películas de Cazafantasmas y Blade Runner, y la directiva bética esta temporada, tan atentos siempre ellos a las últimas tendencias para hacer Betis (sea lo que sea lo que signifique esto), quiso hacer una secuela de una peli ochentera de éxito en pleno césped durante la temporada 2013-14.

Maniquí” fue un sorprendente boom en taquilla allá por 1987. Una modesta comedia romántica en la que un pringao se enamoraba de una maniquí que cobraba vida mágicamente. Hasta consiguió una nominación al Oscar para la canción principal que se hizo bastante famosa con su toque totalmente de la época. A mí el argumento me resulta perturbador porque me imagino que la muchacha vuelve a convertirse en maniquí en medio del acto, con la cosa dentro de la otra cosa cuando ésta vuelve a convertirse en plástico y se sella y me entra una grima horrorosa.

En el Betis pensaron hacer una secuela basándose en las aventuras, 27 años después, del hijo de aquella pareja, tratando de hacerse un sitio en el mundo del fútbol. Sería un éxito de taquilla, la gente se sacaría entradas y carnets a mansalva para verla en el Villamarín, pero al final, la comedia romántica acabó convirtiéndose en película de terror.

Kim Cattrall parió a Stephan Andersen el 26 de Noviembre de 1981 en Copenhague. Como sabía que había heredado su capacidad de convertirse en maniquí, su madre insistía en que se dedicara profesionalmente a alguna profesión para la que esto no fuera un problema, como posar para algún pintor o escultor, soldado de la guardia real inglesa o ministro en el congreso, pero el niño se empeñó en ser futbolista, y para colmo portero, iniciando su carrera en las categorías inferiores del Brondby, de las que pasó al Hvidovre, donde debutó profesionalmente en el año 2000.

En el 2002 firma por el Akademisk Boldklub y en el 2004 llega a la Premier, al Charlton Athletic, y hace su debut en la selección danesa.

Sin embargo, en la pérfida Albion, el cambio de ambiente le complica evitar sus transformaciones. Apenas jugó 17 partidos en tres años, básicamente porque pasó demasiado tiempo transformado formando parte de la barrera para ensayar las faltas que se usaba en los entrenamientos.

En 2007 vuelve a Dinamarca, a defender la portería del Brondby, y parece ser que en su país puede controlarse mejor, ya que se asienta como un seguro en la meta de dicho equipo durante cuatro temporadas, cuando vuelve a llamar la atención en el extranjero y ficha por el Évian de la liga francesa.

Allí empieza siendo titular pero de nuevo empiezan los problemas. Un día su entrenador, Bernard Casoni, le está dando instrucciones cuando volvió a convertirse en maniquí. Cuando el míster le decía que asintiera si lo había entendido todo y si no se lo explicaba otra vez él no movía una pestaña, así que el hombre le explicaba las cosas una y otra vez. Así se llevaron tres días y medio, tuvieron que atender a Casoni por deshidratación y perdieron el partido por incomparecencia. El entrenador le hizo la cruz por este motivo.

Como los franceses ya no cuentan con él para la temporada 2013-14 debe buscarse equipo. Vlada Stosic lo ve en una cinta en el vídeo VHS que tiene en su despacho del Villamarín y, tras comprobar que la imagen no se ha quedado pillada dando golpes en la parte superior del aparato, decide que ese portero que tan bien guarda la colocación merece un sitio en el equipo de ensueño que está construyendo.

Para convencerle a saber que le dijo, porque de hecho éste se molestó bastante cuando escuchó de la adquisición del argentino Guillermo Sara declarando que le habían prometido que sería titular. De cualquier forma tenía confianza en ganarse su sitio sobre el campo en pretemporada pero, en un amistoso contra el Everton, se convirtió en maniquí en pleno salto para atrapar el balón y sus endurecidas manos no pudieron sujetar el esférico que se introdujo en la portería.

Andersen acaba siendo titular en el debut liguero en el Bernabéu, pero Sara tiene una buena actuación en la previa de Europa League contra el Jablonec y le quita el sitio porque por lo menos se tira. Andersen no lleva bien esto y patalea un poco.

Pero los hados del destino quieren que tampoco Sara sea precisamente la fusión de Sepp Maier y Ed Warner, así que empieza una estrambótica alternancia entre ambos que parece finiquitarse a favor de Andersen cuando el gran Juan Carlos Garrido arriba a estas tierras.

Pero la tragedia definitiva, provocada por su herencia genética, que tumba las ilusiones de nuestro protagonista del día, llegó con la visita a Sevilla del Real Madrid. Empezó el partido cuando algo parecido a una mujer portuguesa, pero con menos bigote, lanzó a puerta. Andersen se maniquizó y la pelota se coló por la escuadra sin oposición.

La gente se frotaba los ojos. ¿Era real aquello que habían visto o sólo una ilusión óptica? ¿El Betis tenía portero o habían puesto al muñeco del escaparate de la tienda? Quizá hubiera sido un asunto puntual, pero los nervios traicionaron a nuestro héroe minutos después ante un lanzamiento de falta de Gareth Bale.

La gente se indignó al darse cuenta de que el Betis había fichado un jugador que se convertía en maniquí en situaciones de tensión. El gesto posterior del guardameta una vez pudo recuperar la capacidad de movimiento tampoco ayudó, arrasandoen las redes sociales. Desde entonces y para siempre, cuando un portero haga una estatua se dirá que “está haciendo #Andersening”. 

Tras tamaño despropósito no quedaba otra que evitar que el danés volviera a ponerse bajo los palos de la portería bética. Se fichó a Antonio Adán en el mercado invernal, y Andersen fue cedido al equipo neerlandés del Go Ahead Eagles (anteriormente llamado Be Quick, y no es broma). Su paso por el equipo bético nos dejó una estadística de siete partidos de Liga jugados, seis como titular (sustituyó a Sara por lesión en el Calderón y encajó cuatro de los cinco goles en una manita) y encajó un total de 21 goles, lo que hace una media de 3,23 goles por partido. Posiblemente el portero más goleado por promedio de la historia del club, aunque pasará también a la historia por ser el primer jugador bético en salir en el inmenso videomarcador de Gol Sur. Por ejemplo, Guillermo Sara, cuya temporada tampoco fue nada buena, encajó 26 goles en 14 partidos y medio (1,79 de promedio).

Por tanto, finalmente la película no tuvo un final feliz. Fracaso de taquilla, hundimiento del equipo y Andersen firmando la desvinculación del club incluso antes de que la temporada llegara oficialmente a su fin. Hay historias que es mejor no tocar más.

7 comentarios:

Dami Fernández dijo...

Le compadecí cuando desde Supporters le dijeron "te vamos a matar" ese mismo partido contra el Madriz... Tiene cara de buenazo el colega. Entre este, y los goles en propia de Paulao y Jordi harakiri asegurado. Al menos con Adán parece que tenéis portero para rato. Aprovecho para desearle al Betis un paseo militar hacia primera el próximo año.

doRCCV dijo...

Bastante cómicas las declaraciones de Stosic en un enlace en el que dice que cree que Verdú se irá fuera porque cobra mucho.

Una buena calamidad de portero, no sé si es el peor de la historia del Betis, pero sí el peor que yo recuerde. A Goitia mientras estuve en el Betis también le llegó lo suyo.

Y ánimo al Betis con el ascenso aunque sea sólo por tener más equipos andaluces de los que sacar puntos (25 de 30) ;p

El Vengador Justiciero dijo...

Ya está aquí la Semana Danesa en Colussos vs. Kukletas!

Anónimo dijo...

La temporada 13/14, que sin duda dará para muchos y jugosos artículos kukleteros, si señor. Pero en esto, como con el vino, mejor con los años.

Rinat Rafaé dijo...

Parcialmente de acuerdo con usted, señor anónimo, en lo referente a los años. Ciertamente y según percibo no hay "ánimo" entre la afición bética de recordar a esta serie de jugadores que han contribuido a la mala temporada, pero hay algunos como Andersen que se prestan a la broma inmediata por sus esperpénticas actuaciones y además ¡quién sabe si habrá colussos y kukletas dentro de unos años! Hay que aprovechar!!

Anónimo dijo...

eah, pues ya está fuera del equipo el otro peaso de burto que firmamos para la porteria. A mi l oque me gustaría saber es si lo que han cobrado Andersen y Sara equivale más o menos a lo que pedía Adrián por seguir en el club

http://www.estadiodeportivo.com/betis/2014/05/20/guillermo-sara-desvincula-betis/24327.html

Niko dijo...

¿Y Guillermo Sara para cuándo?porque ese es otro que vaya tela.El gol que le marcó Mbia en liga fue de chiste.La verdad es que la plantilla del Betis de este año da para bastante en este blog.Y Gabi Calderón es otro que,con sus últimas decisiones,ha pedido también a gritos salir en la sección de entrenadores.
Por cierto,?para cuándo artículo de Marcos Alonso AKA carabollo 2?