lunes, 15 de abril de 2013

PEDRO BAZÁN ROMERO


Pedro Bazán nació en La Algaba el 26 de marzo de 1922. Nieto de toreros, hijo de toreros, sobrino de toreros y hermano de toreros (pero sin nada que ver con El Algabeño), dio un disgusto tremendo en su casa cuando dijo que él no quería ser torero, que él quería ser futbolista dado que por aquel entonces existía una curiosa rivalidad entre el football  y el toreo ya que los aficionados a los toros consideraban  fútbol una afición de extranjeros y un tanto ridícula con los hombres en pantalón corto, en cambio el toreo se consideraba la diversión propia del lugar. Aun así Pedro lo tenía claro. Como estudiaba en Sevilla, en cuanto podía hacía rabonas y se iba a ver entrenar al Sevilla, poniéndose detrás de la portería que acribillaban a tiros aquella temible delantera “Stuka” (López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal -y Torrontegui que también era incluido en ocasiones-) para recoger los balones que echaban fuera y devolverlos al campo. Poco a poco consiguió que los jugadores fueran cogiéndole confianza, invitándolo de vez en cuando a echar un partidillo y así fue como entró como amateur en el Sevilla. Una lesión de menisco le impidió progresar adecuadamente para formar parte de aquella mítica delantera y de la primera plantilla (si lo hizo en cambio su primo, conocido como Cabrera y que también jugó en el Betis) recuperándose para la causa balompédica tras superar la lesión en el Sparta de Sevilla (legendario club de la Alameda de Hércules), en el CD Algabeño, en el Hércules de Cádiz  y en el Olímpica Jiennense (germen del Real Jaén).

Destacado por ser un interior rápido, con un potente disparo desde fuera del área, el CD Málaga se fijó en él y lo incorporó a su plantilla en la temporada 1946/47, estando el Málaga en segunda división. El ascenso a primera tardaría todavía unos tres años en llegar, pero en ese periodo de tiempo el menudo delantero consiguió una gesta que aun hoy no ha sido igualada y es que el delantero algabeño marcó nada más y nada menos que ¡¡9 goles!! en un solo partido. Fue el 4 de enero de 1948 y en una Rosaleda llena hasta las trancas se enfrentaban dos rivales directos, el Málaga y el Hércules de Alicante y el resultado final fue de 9 a 2, con protagonismo  indiscutible de Bazán que había anotado todos los goles de su equipo, convirtiéndose así en un jugador de leyenda para la afición malaguista.

Tal fue el eco de la proeza que el nombre de Bazán recorrió todo el territorio nacional, llegando incluso a debutar con la selección española B en el primer partido de la historia que la Federación Española concertaba de dicha categoría, pese a estar jugando en Segunda y siendo el único de esta división que fuera convocado. El partido fue el disputado el 20 de marzo de 1949 en el estadio de Riazor entre Portugal y España que ganó 5 a 2, marcando Bazán el tercero de los goles españoles.

Al finalizar aquella temporada de 1949 por fin pudo ascender el Málaga lo que supuso el estreno de Pedro Bazán en primera división. Tres fueron las temporadas en la que el malaguista jugó con el Málaga en primera, evidenciando siempre su facilidad con el gol. En la primera de ellas estuvo a punto de fichar por el Atlético de Madrid, pero una lesión frenó el interés. Tras ocho temporadas en el CD Málaga en las que consiguió tres ascensos y proclamarse en tres ocasiones máximo goleador de segunda con unos números espectaculares, fue fichado por el Deportivo de La Coruña donde se mantuvo otras tres campañas en la división de honor con buenos registros goleadores hasta que en 1955 decide apartarse de la práctica profesional del fútbol con 33 años.

Tras su retirada tuvo una corta carrera como entrenador dirigiendo a equipos de tercera como el CD Veleño en dos etapas o el CD Fuengirola.

Muchos fueron los records que dejó aquel chico impetuoso que recogía los cañonazos de los Stukas en los entrenamientos al retirarse, no solo los 9 goles en un partido si no también es el máximo goleador de la historia del CD Málaga, así como el primer jugador de la historia que jugó con la selección española estando en segunda división. El 28 de mayo de 1992 Pedro Bazán fallecía en Málaga a los 70 años.

3 comentarios:

Rinat Rafaé dijo...

No sabía muy bien como encajar esto en el artículo, así que lo pongo aquí. Leí que de pequeño tenía en jaque al médico del pueblo debido a su imprudencia (se ve que era el típico niño lagartija que no se paraba quieto ni un minuto) y en una ocasión se hizo una quemadura que le obligó a dormir durante dos años boca arriba. Ahí queda la anécdota…

Dani dijo...

Menuda quemadura se tendría que hacer... ¿Quería hacer alguna locura a lo Ozzy Osbourne?
PD: Ahora que digo lo de Ozzy, estoy haciendo un articulillo sobre él... Próximamente en uno de sus peores blogs...

Silvio dijo...

Yo hablando de torero y había uno por aquí de temple con el capote y tino con la espada ¡bravo!