martes, 2 de abril de 2013

MARIUS STANKEVIČIUS


Marius Stankevičius nació el 15 de julio de 1981 en el seno de una familia donde jamás le faltó el cariño, sobre todo materno. Su madre se preocupaba de meterle el pijama en la secadora antes de acostarse, de acurrucarle en la cama cuando se iba a dormir, de prepararle la ropa con la que ir al colegio, el cola cao con galletas para desayunar y le envolvía con mimo el bocadillo de fuagrás en papel de plata para la hora del recreo. Era un chico feliz, pero los demás niños solían ser cruel con él. En la hora del descanso lo dejaban de lado y no le invitaban a jugar al fútbol con ellos y cuando toda la clase participaba para jugar al 1X2, se compinchaban entre ellos para ir a por él y se ensañaban al darle collejas, lo que hizo que Marius se volviera un niño retraído y esquivo. Su madre preocupada veía que ya no esbozaba la sonrisa a la que le tenía acostumbrado y que la chispa en sus ojos se había apagado, con el consiguiente estado de preocupación de toda la familia que no sabían qué hacer para contentar al chico. Un día mientras los demás niños jugaban, Marius se encontraba solo sentado contra la pared cuando una pelota se fue fuera y llegó a sus manos. Sus compañeros el gritaron “Eh tú pringao pasa la pelota ya” y el chico encorajinado cogió el balón con las manos y la lanzó con todas sus fuerzas a tomar por el mismísimo culo. Los niños con la boca abierta no salían de su asombro de la extraordinaria fuerza que tenía aquel pardillo en sus brazos y entendieron de inmediato que aquella podía ser el arma secreta de la clase en el campeonato del colegio, por lo que le invitaron inmediatamente a jugar con ellos.

Los saques con la mano de Stankevicius hicieron verdadero furor y los alumnos se amontonaban a borbotones para verlos de cerca, convirtiéndose en la autentica estrella de las aulas, lo que devolvió la alegría al rostro del antes apagado impúber, incluso se interesaron por él los chicos más populares del colegio, es decir los del equipo de baloncesto, deporte que es el que de verdad partía la pana en Lituania, pero Marius ya había sido un outsider y quería seguir teniendo ese halo de misterio a su alrededor que veía que incluso le ponía burraca a ciertas chicas, así que ahora que estaba en lo más alto de su popularidad no quería cagarla.

Con tan solo 17 años el FK Ekranas (equipo hermanado con el Cantarrana) se hace con sus servicios adelantándose a los grandes del fútbol lituano, el… esto…ejem…bueno, cualquiera que sea el mejor equipo de Lituania (¬¬), porque Stankevicius y su poderoso saque de banda querían triunfar desde la sombra, con dos cojones, por ello cuando su fama comienza a ser mundial y empiezan a lloverle ofertacas del Manchester United, del Milan y del Bayern de Munich, él las manda tan al carajo como sería capaz de enviar una pelota con sus manos y sorprendiendo a todos ficha por el Cosenza Calcio 1914. Una temporada es suficiente para que conozca la cultura y el idioma local y dé el salto al Brescia donde coincide con Guardiola, Roberto Baggio, Luca Toni o Andrea Pirlo que pronto se  benefician de la fantástica táctica que ofrece el lituano catalogándolo en petit comitè como “la autentica arma secreta del equipo”. Tras siete temporadas abandona el club Biancoazzurri con destino a Génova y ficha por la Sampdoria convirtiéndose al poco de llegar en el ídolo de la afición, que ilusionada con él lloró desconsolada cuando un año y medio más tarde los dirigentes deciden cederlo incomprensiblemente al Sevilla, que andaba buscando un lateral derecho que pudiera actuar como central por la baja indefinida de Sergio Sánchez. 

Marius se fue porque pensaba que ya era hora de mostrar en Champions quien era él y para la afición era un regalo de Reyes de autentico postín por lo que blanco y en botella, pero un reducido grupo de escépticos no veía con tan buenos ojos ese fichaje. Es más le recodaba sobremanera a Juanmi, es decir un jugador con potente saque de banda pero absolutamente nulo para lo demás. Stankevicius oyó esos rumores y se creció en sus primero partidos, dando un nivel bastante aceptable y ya se rumoreaba incluso que pagarían los 3 millones de euros estipulados para quedarse con él en propiedad, pero poco a poco volvió a sentir el regusto amargo del rechazo que había sentido en sus años mozos cuando parte de la afición comenzó a tomarla con él. A pesar de que empezó bien se fue diluyendo, hasta acabar en la total oscuridad futbolística, así que el Sevilla decidió no ejercer la opción de compra y dejarlo volver a la Sampdoria, lo que al pobre Marius no sentó muy bien, pues el chico estaba ilusionado en quedarse, pero como se llevó una Copa del Rey en el zurrón pues el chavalito se fue un pelín más contento.

Como no quería seguir en la Sampdoria le dijo a su agente que aceptara alguna de las ofertas que llegaran y una de ellas fue la del Valencia, que había oído hablar de sus portentosos saques de banda y tenían ganas de probar este arma infalible con la que el lituano había anotado tantos goles. Juega tan solo un poco más que en el Sevilla, pero convence lo mismo así que al finalizar la campaña vuelve de nuevo a la Sampdoria que había descendido a la Serie B, por lo que vuelve a dar orden a su agente de que le busque equipo. Sonó con fuerza el Betis, pero finalmente fue la Lazio la que se hizo con el lituano y ahí sigue, pensando en qué camino tomar para su futuro pues con mucho tino ha abierto una vía profesional paralela y ha decidido probar suerte en su verdadera vocación, ser actor… y casi que le va mejor.

7 comentarios:

Jose MME dijo...

Pique al balón prisionero entre Stankevicius y Juanmi.

Ni "Juego de Tronos" ni mierdas, serie buena era "Bola de Dan":

http://www.youtube.com/watch?v=QD_VQEjwXuw

Rinat Rafaé dijo...

Reventando a los rivales con sus saques de banda, al más puro estilo Scotta!

Alvaro Ruiz dijo...

Pues me acuerdo que uno de los primeros partidos de Stankevicius fue uno entre semana (¿Copa?) que jugó de central y no lo hizo nada mal, tenía mucha colocación y por alto iba bien. Pero de lateral era un tronco, no tenía cintura y recordaba sobremanera a Zigor "Robot" Aranalde.

Eso sí, en aquel partido había en la fila de delante unas quinceañeras que no paraban de chillarle lo bueno que estaba. Vale que el tío tenía buena planta, pero es que las chavalas estaban más calientes que el queso de un San Jacobo.

Aprovecho para pedir una entrada sobre Luque II, jugador con nombre de banderillero que debutó con Julián Rubio la temporada del descenso... que digo del descenso, ¡del fichaje de Colusso!

Anónimo dijo...

Esta entrada es puro colussokukleteo, de las que me gustan vaya... enhorabuena

Alfonsobis dijo...

Opino igual, me gusta ese toque sarcástico-ficticio que le dais a la historia de algunos jugadores, bravo!

Jose Maria dijo...

Wenisimo el articulo,menudo paquetón,el Monchito cada vez más está poblando esto de sus grandes adquisiciones gracias a la antena parabólica de su secuaz orta.Espero ansioso cdo hagas tu articulo sobre la mezcla de Etoo y Drogba llamado Babá y sobre Tom de Mul 2 llamado Stevanovic.Tambien te propongo humildemente que podrias tb hacer un articulo sobre traidores, y ahí podías meter a Jose Mari,Hibic,Juande Ramos,Baptista,Nico Olivera,,Sergio Ramos.Para mi todos se portaron mal con el Sevilla a su manera por no querer renovar o por lo que sea.Un abrazo y seguir así pq es genial esta pagina.

Rinat Rafaé dijo...

Gracias Jose María!

A su tocayo Jose Mari puede encontrarlo aquí: http://colussoscontrakukletas.blogspot.com.es/2012/01/jose-maria-romero-poyon-jose-mari.html

También puede encontrar algunas referencias de Hibic, Juande Ramos y Sergio Ramos