viernes, 22 de marzo de 2013

LOS SEÑORES DEL DESCENSO (y III): GUUS HIDDINK



Era el 8 de Noviembre de 1946 en un hospital de Varsseveld, en los Países Bajos, cuando Guus Hiddink vino al mundo. Cuando el médico fue a darle los típicos cates en el culete todos los presentes se quedaron anonadados, incluso una enfermera se desmayó poniéndose el dorso de la mano en la frente así en plan dramático. Del recto del bebé salía un gladiolo. Después de mucho discutir si convenía podarlo decidieron dejarlo como estaba porque no sabían si podían perjudicar al pequeño, así que Guus Hiddink siempre tuvo una flor en el culo.




El niño era un crack en el colegio y eso que apenas estudiaba. Se estudiaba un tema de 150 y caía ése (cosa que todos los que hemos estudiado sabemos que es extremadamente improbable, aunque no en el caso contrario si te estudias 149 de 150 y cae el que te falta). Nunca le tocó una pipa amarga en el paquete de Kelia (las de la ranita). Las tostadas se le caían boca arriba. Un día se encontró un cupón en la calle, le tocó lo metido, se compró con ese dinero otro cupón y le tocó el primer premio. La declaración siempre le salía a devolver. Un día cayó en un montón de agujas pero aterrizó sobre un pedacito de paja que había.



Cuando decidió dedicarse al fútbol todo el mundo quería tenerle en su equipo y fue el De Graafschap el club que finalmente se hizo con sus servicios. Los de Doetinchem se frotaban las manos, pero el primer día que saltó al campo el gladiolo de su culo asomaba por el pernil de las calzonas. El árbitro dijo que eso era antirreglamentario. Rompía la uniformidad y además era peligroso si había algún futbolista alérgico en el campo. Para jugar Hiddink no tuvo más remedio que cortarse el gladiolo.



Y lo que pasó fue que en quince años de profesional (nueve en sus tres etapas en De Graafschap, dos en el PSV Eindhoven y cuatro en el NEC Nimega) no ganó ni un título.



Se retiró en 1982 y empezó a entrenar inmediatamente al De Graafschap como asistente. Como ya no había ningún problema se dejó crecer el gladiolo de nuevo.



El equipo militaba en la segunda categoría del fútbol holandés y las cosas no marchaban bien. La única plaza de descenso estaba rozándoles y lo estaban pasando realmente mal. Tras 15 jornadas de sufrimiento el SC Amersfoort fue disuelto por problemas económicos, así que no hubo descensos y el equipo se salvó.


La siguiente temporada está a punto de conseguir el ascenso a la Eredivisie pero se queda en puertas. Fue el fin de su trayectoria en un club donde le quieren tanto que pusieron su nombre a la mascota. Bueno, realmente no sé si es una muestra de cariño.



Se convierte en 1984 en asistente del PSV Eindhoven en un sorprendente salto de categoría, cargo que conserva hasta 1987. A mitad de temporada el entrenador Hans Kraay decide dejar su puesto por motivos personales y el PSV coloca a Hiddink en su lugar, por lo que nuestro héroe del día debuta como primer entrenador en el equipo que lidera una de las ligas punteras del momento. Es listo, no toca nada y se lleva la Liga.



A la siguiente temporada, 1987-88 vuelve a ganar la Liga. La Copa se la gana 3-2 al Roda en tiempo de descuento cuando perdía la final por 1-2 a falta de cinco minutos. En la Copa de Europa llega a cuartos de final tras eliminar a Galatasaray y Rapid de Viena. En esa eliminatoria se enfrenta al Girondins de Burdeos. Tras empatar 1-1 en tierras francesas el equipo bordelés sale al Philips Stadion a comerse a su rival y lo mete en el área durante los noventa minutos, pero el portero Van Breukelen está heroico y el PSV se mete en semifinales por el valor doble de los goles en campo contrario.



En esa ronda se las ve contra el Real Madrid. En el Bernabéu empata 1-1 tirando una vez a puerta gracias a un error de Buyo. En la vuelta se repite la historia del Girondins en una de las noches más negras del madridismo, ya que nunca la Quinta del Buitre tuvo tan cerca la Copa de Europa.



El PSV se enfrentaría en la final de Stuttgart al Benfica. El partido fue un auténtico peñazo sin goles que acabó en la tanda de penaltis, donde todos marcaron hasta que en el primer penalti de la segunda tanda Van Breukelen le detuvo el lanzamiento a Veloso y le dio a su club la única Copa de Europa que hasta hoy ostenta. El PSV ganó la Copa de Europa ganando sólo tres partidos de los nueve que disputó en el torneo y empatando los cinco últimos.



Hiddink se convirtió en ídolo absoluto de la hinchada y permaneció en el club hasta 1990. En los dos años restantes ganó otra Liga y dos Copas.



La temporada 1990-91 la pasa en el Fenerbahce pero no le van bien las cosas porque el clima turco no le va bien al gladiolo que se marchita y aún no ha crecido para cuando le ficha el Valencia la temporada siguiente.



Presidido por el personaje de Paco Roig el Valencia es un club ambicioso que busca las más altas cotas. Las dos primeras temporadas simplemente cumple con sendos cuartos puestos, pero lo que de verdad mosquea a la peña son las participaciones europeas donde cae eliminado por el Nápoles tras un 1-5 o el Karslruher tras un 7-0.



Finalmente sería cesado tras la jornada 11 de la temporada 1993-94, aunque volvió a ser contratado en sustitución de Héctor Núñez para las últimas nueve jornadas. Absurdo no, lo siguiente. Eso sí, mencionemos un buen detalle que tuvo cuando ordenó quitar una bandera nazi de las gradas del Luis Casanova. Huevos así tendría que tener más de uno para ciertas cosas hoy día.



Es cuando llega al cargo de seleccionador holandés, en el que permanecería cuatro años. En la Eurocopa 1996 cayó en la tanda de penaltis en cuartos de final frente a Francia tras recibir un 4-1 frente a Inglaterra en la fase de grupos (si Kluivert no hubiera marcado en el último momento la clasificada habría sido Escocia). En el Mundial 1998 pasa con cierta brillantez la fase de grupos y se enfrenta en octavos de final a Yugoslavia. Hiddink cuida bien su nuevo gladiolo y se clasifican con gol de Davids en el último minuto. En cuartos toca la Argentina de Pasarella y Américo Gallego y vuelven a ganar en el último minuto con un golazo de Bergkamp. En semifinales toca Brasil. Empiezan perdiendo pero en el minuto 86 Kluivert empata llevando a la posterior prórroga y tanda de penaltis. Tras seguir vivo con tres goles al límite ni un jardín de flores rectales puede dar más de sí. El gladiolo se marchita, tardaría en volver, y Brasil se mete en la final.



El buen juego mostrado por Holanda en el torneo llama la atención del Real Madrid. A Hiddink no le da tiempo a recuperar su arma secreta y es cesado en la jornada 21 tras una derrota 0-1 ante el Athletic que deja al equipo en sexta posición. Eso sí, se llevó la Copa Intercontinental, después de que Heynckes ganara el año anterior la Copa de Europa y Capello la Liga dos años antes.



Decide entonces que la temporada siguiente no entrenará. La flor es necesaria y hay que cuidarla. Pasa un año con una dieta rica en fibra para abonarla bien. Y cuando ya está grande y hermosa le llega la oportunidad de entrenar al Betis tras el cese de Carlos Timoteo Griguol.



El primer partido en el banquillo bético lo pierde 3-1 en Valencia, pero el equipo no da mala imagen. En el segundo bate 2-1 al Barcelona con un extraordinario gol de Alfonso destrozándole la cintura a Bogarde. El conjunto verdiblanco parece que resucita, pero esa semana Hiddink se daría cuenta de que su flor no resiste el calor sevillano, que aquel año empezó particularmente pronto. Aquella sería la única victoria del Betis con el neerlandés en el banquillo en un total de 14 partidos. Es más, se dio una estadística bestial. De la jornada 26 a la 34, nueve encuentros, el Betis hizo sólo cuatro goles, TODOS DE PENALTI. El equipo estuvo nueve partidos sin meter un gol en jugada.



En la jornada 34 el Betis perdió 0-1 contra el Alavés quedando prácticamente condenado, pero aún quedaba una última bala. Para eso había que ganar en Mallorca la semana siguiente. Hiddink sacó al campo una alineación con cosas tan memorables como Vidakovic de extremo derecho. En el minuto 19 el Mallorca ganaba 3-0. Al final fueron cuatro.



Aunque sólo quedaban tres jornadas se tomó la decisión de cesarlo y darle el puesto a Hadzibegic. ¿Se podía hacer peor que Griguol? Sí, pero con mucha menos gracia.



Fracasos como el de Sevilla no podían volver a pasarle, así que tomó una decisión drástica. Plastificó una caja a modo de invernadero portátil Ikea para pasar todo el tiempo posible con el culo metido dentro. Así la flor siempre estaría a salvo.



Cuando en 2001 Corea del Sur le contrató para ser seleccionador nacional en el Mundial del que serían anfitriones vio una gran oportunidad. El equipo fue pasando rondas de manera harto sospechosa en el torneo. Un 1-0 contra una Portugal con nueve jugadores y un 2-1 con gol de oro ante Italia después de que le anularan un gol legal a Tommasi metieron al equipo en cuartos de final, el rival sería España.



Y lo que pasó es historia harto conocida. Gol legal de Baraja anulado. Gol legal (que era de oro) de Morientes sangrantemente anulado. Mano a mano de Luis Enrique con fuera de juego que nadie ve. Colegueos con el árbitro marroquí Al Gandour. El portero adelantándose ilegalmente en el penalti decisivo que le detiene a Joaquín…un show. Ese Mundial es que ni debería contar para la estadística. Al final en semifinales la FIFA dijo que hasta aquí la broma, perdieron contra Alemania y Turquía y quedaron cuartos. Sin ayudas no es tan fácil. La cuestión es que Hiddink acabó de héroe nacional y hasta le pusieron su nombre al estadio en vez de ponerle el del árbitro.



En 2006 le dan a Australia ya clasificadita para el Mundial de Alemania. Lista para disputar el torneo. Llega a octavos y allí cae contra Italia por 1-0 de penalti rarito en el minuto 95. Donde las dan las toman.



Y entonces le dan Rusia. Y hay quien se refiere a él como “el mejor entrenador del mundo”. ¿Qué bebe la gente? Con Rusia va a la Euro 2008 que la abre recibiendo un 4-1 contra España. De todas formas consigue pasar a cuartos y allí se enfrenta a una Holanda que da miedo tras apalizar a Francia e Italia en la fase de grupos.



La cosa es que Arshavin hace el partido de su vida y Rusia gana 3-1 tras la prórroga contra todo pronóstico. Rusia esta en semifinales y Hiddink celebra haber eliminado a su país como si hubiera nacido en el mismo centro de la preciosa ciudad de Kazan. En semis España le quitó todas las pamplinas con un inapelable 3-0 en un partido maravilloso.



El mejor entrenador del mundo no fue capaz de clasificar a Rusia para el Mundial 2010 tras perder la repesca con una superpotencia como Eslovenia. El frío ruso se acabó cargando su invernadero rectal. O quizá fue porque, aún sin dejar el combinado ruso, el tío se fue a entrenar media temporada al Chelsea. Allí ganó la FA Cup y el colega en la celebración no la soltaba ni a tiros cuando que yo sepa los goles los metieron Drogba y Lampard, no él.



Su cuarta selección nacional sería la turca (yo del Besiktas desde shiquetito, oiga), donde le contratan para clasificarse para la Euro 2012. ¿Ustedes vieron a Turquía el verano pasado? Yo tampoco. Otra vez se quedó en la repesca tras perder 0-3 contra Croacia.



Y por último el mejor entrenador interplanetario vuelve a los clubes. Al nuevo rico ruso del Anzhi, capaz de llevar a Eto´o o Lass Diarra a la liga rusa y aún así quedar octavo, aunque esta temporada marcha líder, lo cual tiene mucho mérito siendo un equipo en economía de guerra que sólo puede fichar jugadores con carta de libertad ya que roza la concursal.



Y así acaba la (larga) historia de los tres entrenadores que pusieron su granito de arena para que un Betis con muy buena plantilla se fuera a Segunda en el año 2000. Esperamos que les haya gustado, y si no ha sido de su agrado mala suerte, ya han entrado aquí, así que la visita cuenta igualmente y así nos seguimos haciendo famosos y ricos a su costa (insertar risa malvada).

8 comentarios:

Rinat Rafaé dijo...

Otro que se ha sumido al asqueroso fútbol moderno y aha abandonado el gallardo bigote que le ha acompañado casi toda su vida. solo por eso merece mi repulsa.

PD: Hoy he soñado que era futbolista yque me dejaba bigote solo para ser el único jugador con bigote. Esto no me lo invento, ha pasado de verdad...

Quino dijo...

En el Betis no llevaba bigote Rinat, esa foto debe ser de otra época de Hiddink, pero no de su paso por el Betis.

Muy buena la entrada, no conocía la historia de aquella Copa de Europa del PSV, muy interesante ni tampoco lo de las banderas nazis, muy de ídolo la reacción de Hiddink.

Ciertamente en el Betis su trayectoria fue desastrosa, culpable directo del descenso aunque no menos que Griguol.

Por cierto, Bogarde todavía anda buscando su cintura jajajaja ¡qué bonitos, que bonitos son los goles de Alfonsito!

Alvaro Ruiz dijo...

"Tras seguir vivo con tres goles al límite ni un jardín de flores rectales puede dar más de sí"

Jajajajajaja qué bueno.

Uno de los entrenadores con más suerte que conozco, al menos tenía la ventaja de que no había que aguantarlo en las tertulias porque no era un cabrón pedante como D'Alessandro, Lillo, Valdano y gente de esa calaña.

Magnífica trilogía, Mr. Oselito.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Fantastico artículo! Me gusta la teoría del gladiolo de Guus que en Turquia y en Sevilla no cuajó pero en otros lugares sí. Y muy conseguidas las fotos.

Grande

Anónimo dijo...

Esperaba la "hidden track" de Faruk al final del post. :(

Rinat Rafaé dijo...

@Anónimo,no se decepcione usted, aquí tiene su "tema extra" de Pepe Hadzibegic!!

http://colussoscontrakukletas.blogspot.com.es/2012/09/faruk-hadzibegic.html

Juanca dijo...

El enlace del video del Karlsruher no va bien, y el del robo de Corea tampoco. Salvo eso, excelente saga!!

Adaozinho dijo...

Todavia me acuerdo de un partido con el Celta que acabo 0-0 y el gran Mario Turdó fallando goles cantados. Ese fue uno de los peores partidos que le recuerdo al Betis, y seguro que entrenaría este tipo.

Por cierto, el rival de Australia en esos octavos del mundial de 2006 fue Italia, que jugo con diez toda la segunda parte.


Un saludo.