lunes, 8 de octubre de 2012

RICARDO GÓMEZ CARRERA “RÍSCAR”

Hay jugadores que son más conocidos por ser los “hijos de…” que por sus capacidades futbolísticas, no quiero con esto decir que no valgan para pelotear, pero en ocasiones el peso de sus apellidos se valora más que la propia trayectoria del jugador, nos vienen a la cabeza los nombres de por ejemplo todo un internacional por Holanda como Jordi Cruyff, de Yusupha el hijo de Biri Biri o de Adrián el hijo de Michel. En algunos casos, los hijos llegan incluso a superar la leyenda de los padres, ahí tenemos el paradigmático caso de Paolo Maldini y su padre Cesare, a Periko y Xabi Alonso o a Quique Sánchez Flores, hijo del ex bético Isidro, pero pocas veces son las que un hijo nos descubre a un padre que había pasado completamente inadvertido. Hoy le traemos uno de esos extraños casos de la mano de Ríscar.

Ricardo Gómez Carreras nace en Sevilla el 20 de mayo de 1962, Geminis, para más señas de los lectores más detallistas y completistas. Llega a la cantera del Betis con tan solo 11 años, asentándose en el Betis B en la temporada 1981/82 donde durante cuatro campañas comparte vestuario con algunos compañeros que luego se consolidarían en la primera plantilla como Julio, Gabino, Chano o Reyes, adueñándose del lateral derecho del filial verdiblanco, pero sin posibilidad de promocionar al primer equipo donde Diego se había hecho amo y señor del carril diestro de Heliópolis.

Su gran día llegó, como suele ocurrir en estos casos, por casualidad. El 9 de septiembre de 1984 una huelga promovida por la AFE deja a los equipos sin sus futbolistas profesionales. Solución, mandar a los chicos del filial a jugar los partidos lo que posibilita que nuestro protagonista debute en primera división, disputando los 90 minutos del partido que les enfrentó a los chavales del Murcia. Esos fueron sus únicos minutos en la máxima categoría ya que Ríscar jamás volvió a jugar con el primer equipo, de hecho al terminar esta temporada se marcha al Bollullos, para comenzar una meteórica carrera provincial que le lleva al Utrera, donde permanece hasta principios de los 90 a caballo entre 2ªB y 3ª y posteriormente en el Mairena, donde se retira definitivamente del fútbol para comenzar a entrenar al Alcosa.

Para entonces Ríscar ya era un treintañero con la cabeza asentada, comenzó a criar chiquillos y recibió una oferta de trabajo en las categorías inferiores del Sevilla FC, así que ¿qué mejor que llevarte a tus niños contigo al curro y así ahorrarte las costosas actividades extraescolares de sus hijos (que si el judo, que si el inglés, que si el cumpleaños de un amiguito…) además de instruirlos en una posible profesión que a día de hoy te garantiza en caso de llegar un sustento mucho más cuantioso que estudiando por ejemplo derecho, biología o arquitectura? Pues así lo debió pensar Ricardo Gómez (lo de Ríscar se quedó en el terreno de juego) que instruyó a sus chavales con todo el conocimiento que había adquirido a lo largo de los años y aunque vio que su mayor no llegaba a la élite, su menor, José sí que iba como un tiro tanto que con tan solo 19 años ya luce el dorsal 6 en la primera plantilla. Tanto trabajo con los niños para que luego cuando se hagan famosos vayan diciendo en las entrevistas que su padre no debutó en primera. Anda que cría cuervos, cría cuervos…

Actualmente Ricardo Gómez Carrera ocupa el cargo de Delegado del equipo Preferente Infantil y definitivamente se ha cambiado de chaqueta, ya no solo profesionalmente, sino que incluso sentimentalmente.

4 comentarios:

Pistacho dijo...

Decir que Quique Sánchez Flores supera a su padre, hace llorar a Ricardo Gallego. No digo moar.

Rinat Rafaé dijo...

Hombre, quizás no es tan buen ejemplo como el de Cesare y Paolo Maldini, es verdad, pero los podriamos echar a pelear y no sabría que decirte eh!!

Quique ha sido internacional absoluto e Isidro no, ha estado más años en equipos de primer nivel, aunque Isidro tiene más títulos... Como no lo vi jugar no puedo valorar el juego, eso si, recuerdo que una vez fuí al bar que tenía en el centro y la cola de toro estaba de mamazo...

Jose MME dijo...

Yo también me suelo referir a Pepe el del Madrid como "hijo de...".

Anónimo dijo...

Mmm que ojazos negros y profundos tiene el Riscar este