jueves, 11 de octubre de 2012

JUAN CARLOS CABALLERO MARÍN

Hay gente que cuando su equipo ficha un futbolista del Barcelona o del Borussia Dortmund se ilusiona mucho. “Algo tendrá si ha jugado en ese equipo” dicen. Lo mismo cuando cuesta un pastizal. “Algo tendrá si había tantos grandes intentando ficharle”.

Los que seguimos el fenómeno del colussokukletismo sabemos que la procedencia o el coste de un jugador no es ninguna garantía de que vaya a ser un fichaje exitoso. Un buen fichaje puede venir de cualquier sitio y ser barato. Beñat vino del Conquense y, ¿cuántos se acuerdan así a bote pronto de qué equipo vino Dani Alves?

Hoy vamos a hablar de un fichaje sorprendente que vino de Segunda B. Un fichaje que podía haber respondido a dicho perfil. No fue el caso. Hablamos de Juan Carlos Caballero.

El bueno de Caballero, apellido por cierto muy común entre los porteros, incluso con V, nace en Zaragoza el 29 de Septiembre de 1978. Empieza a defender la portería de diversos equipos juveniles de la zona, como el Montecarlo y Stadium Venecia, hasta acabar en el antiguo filial del Real Zaragoza, denominado Stadium Casablanca. La temporada 1997-98 llegó incluso a sentarse en el banquillo en algún partido del primer equipo, antes de ser cedido a La Almunia, otro equipo con nombre de portero.

La temporada 1998-99 ya deja de pertenecer al conjunto maño y marcha al Casetas, con el que juega frente al filial del Osasuna el play-off de ascenso a Segunda B. Su actuación fue buena en ese enfrentamiento, lo que lleva a los rojillos a fijarse en él, pasando al filial pamplonica para la siguiente temporada.

Dos temporadas pasó en el Osasuna Promesas, entrenando con el primer equipo, como bien se encarga él mismo de atestiguar en su simpática página web. Luego pasaría a engrosar las filas del Figueras, donde vive el momento álgido de su carrera, completando una gran eliminatoria de Copa frente al Barcelona en la que el equipo del Ampurdán sigue adelante, lo cual le vale para ir convocado con la Selección Catalana. Aunque estuviera entre los héroes de aquel equipo que fuera sorprendente semifinalista de la competición, él mismo, en un alarde de modestia que le honra, nos dice aquí que su compañero Dani Fernández fue el mejor en aquellos partidos.

Ese gran torneo le vale para que Monchi, que anda buscando un portero para hacerle la competencia a Notario tras la marcha de Frode Olsen, se fije en él, y si ya era un destino daliniano que el Figueras llegara a semifinales de Copa del Rey, el remate fue el sorprendente fichaje de Caballero por el Sevilla.

Aunque era su gran oportunidad la verdad es que su fichaje por el Sevilla acabó siendo un salto hacia abajo. La buena temporada de Notario no permitió que disputara un solo minuto hasta la jornada 38 del campeonato frente al Valencia, cuando el conjunto de Nervión apenas se jugaba la chorrada ésa de la liga particular.

Para el aficionado sevillista el partido tenía además la oportunidad de ver a este inédito portero. Ver si sería una competencia interesante para Notario en el futuro. El Sevilla perdió 0-3 y la actuación de Caballero no fue afortunada ante Aimar y compañía. La afición no pudo más que arquear una ceja ante la actuación de su arquero, al que se le buscó destino pronto, viniendo Esteban a sustituirle.

Ese destino fue una cesión al Tarrasa, en Segunda División, donde repite la faena de jugar únicamente el último partido sin nada en juego, en este caso un llamativo empate a cuatro goles en casa frente al Levante.

Ya desvinculado del Sevilla firma por el Éibar para la temporada 2004-05, donde sólo jugaría media temporada, llegando a disputar…un único partido. En esta ocasión una derrota por 1-0 ante el Murcia.

Como al portero titular eibarrés, Gorka Iraizoz, no hay quien le quite el sitio, se marcha para la segunda vuelta al Lorca, a Segunda B, donde sí sería titular. Al equipo murciano le da por poner a uno de sus jugadores como entrenador a mitad de temporada. El equipo se lanza hacia arriba y acaba consiguiendo el ascenso a Segunda A contra todo pronóstico. Ese jugador-entrenador era Unai Emery.

Pese al éxito obtenido Caballero no sigue en el Lorca, sino que se muda cerquita, a defender la portería del Cartagena. En los tres años que defiende la portería en la ciudad departamental tendría como compañeros a históricos del fútbol mundial como Sívori, Koeman o Rocha además del hermano de Filemón.

La temporada 2008-09 firma por el Benidorm, con el que se vuelve a medir al Barcelona en Copa del Rey, aunque sin la misma suerte que en la ocasión anterior, pero parece que esas eliminatorias frente a los culés son una señal de que su vida va a cambiar.

Marcelo Trobbiani fue un futbolista argentino, Campeón del Mundo junto a Maradona en 1986, y jugador, entre otros, de Elche y Zaragoza. Luego inició una carrera interesante como entrenador. El hombre se encontraba sin equipo por la época que estamos tratando, así que le dio por instalarse en Benidorm y alrededores. En vez de irse a la playa a ligar mozas o irse a mirar obras, el hombre se plantaba en Foietes, y allí descubrió a Caballero.

Trobbiani recibió una oferta para entrenar al Cobreloa chileno, y pidió el fichaje de ese portero que en el país andino no conocía nadie. Y allí, cual Indiana Jones a la aventura, se marchó nuestro protagonista del día. Allí estuvo media temporada, saboreando la fama en Sudamérica, ya que se convirtió en titular en un conjunto con grandes ambiciones.

Pero el proyecto no salió bien. Trobbiani se marchó y con él Caballero, que pese a la positiva experiencia vivida, tuvo que volver a batirse el cobre (je, cobre, Cobreloa, ¿lo pillan? Festival del Humor 2012) en los campos de Segunda B del fútbol español defendiendo en las siguientes tres temporadas las porterías de Alicante, Sangonera, Teruel y Conquense.

Actualmente se encuentra sin equipo pero sin ganas de retirarse. Como tantos y tantos españoles anda buscando trabajo. Los interesados pueden ver su CV aquí.

11 comentarios:

Rinat Rafaé dijo...

El partido contra el Valencia fue todo un despropósito para el pobre Caballero que tan solo tuvo esa oportunidad de mostrarse ante los aficionados y se quedaron con un mal recuerdo de él (no se si en Copa llegó a jugar, desde luego en la eliminatoria aquella contra el puto Osasuna en el campo nevado no lo ubico)

Le pesó sobre todo el segundo gol en el que salió a lo loco pegó una cantada increible (el primero fue un golazo de Aimar)y ya la peña en el estadio cachondeandose de él con guasa (último partido de liga, cero emoción, lógico...)

No recordaba que se fichó porque era el portero del Figueras aquel que llegó a semifinales de Copa, (ni que Dani Fernández perteneció al Fiegueras en esa campaña, no caí en ello cuando le dedicamos el artículo). Esperemos que encuentre equipo pronto el buen ode Caballero, solo por lo currada que tiene su web y su CV se lo merece... hay que ver lo complicadísimo que está el fútbol modesto, joder...

ALVARO dijo...

Pues me acuerdo verlo en un entrenamiento y al tio se le daban bien sobre todo los penaltis. A Machlas le paró como 4 o 5 en una tanda y el griego to picao que quería seguir tirándole penaltis jejejeje

La plantilla de ese año, la verdad es que da para alimentar el blog, Machlas, Juanmi, Caballero, Njegus, Alfonso, Samways y Toedli como punta titular... Jevi metal

LH dijo...

Me acuerdo de ese fichaje, no sabía que jugó tan poco en el Sevilla FC. Qué listo el tío. Sabe como rellenar currículums a su favor. Partidos en primera entre Chile y España: 18. Pero en España solo jugó 1 y los 17 restantes en Chile no te jode! Vaya crack...

Jorge Salas dijo...

Recuerdo que el presidente del Cartagena lo ficho en el mercado de invierno sin decir nada a nadie, y lo cedio al Lorca, cuando acabo la temporada y el Lorca ascendió a 2ª, el se quiso queda, pero Paco Gómez (Presidente del Cartagena) le dijo que no que para Cartagena y se fue para alli, no muy contento y tubo que aguatarse en 2ªB.

Juanca dijo...

¿Y éste no está en la categoría de Terceros Porteros?

Rinat Rafaé dijo...

Buena apreciación Juanca, Caballero fue portero suplente sin más, no jugó pero no fue un "tercer portero" propiamente dicho

Jose MME dijo...

Pues entonces creo que a Valerio habría que quitarle esa etiqueta también.

Rinat Rafaé dijo...

Valero fue el cuarto portero de aquella temporada tras SuperPaco, Gustavo Fernández y el del filial, pero Caballero fue el 2º de principio a fin...

Jose MME dijo...

He escrito VALERIO. Lo que hay entre la R y la O es una vocal denominada "i" que hay que tener en cuenta.

Rinat Rafaé dijo...

Miliki también lleva I entre la M, l L y la K y no le prestas tanta atención ¿Acaso Miliki no merece un recuerdo por tu parte? Quien no quiere a Miliki no quiere a Colusso ni a Kukleta.

Lo de Valerio pasa porque hacéis lo que os sale de los cojones. Tengo que restablecer el mando que el blog se me va de las manos...

Tonetti dijo...

El hermano de Filemón!!! Bwahahahahahahhahahahahahahahhaha
Supongo que hubiera hecho una gran pareja de ataque con Mirosavljevic alias Mortadelo