viernes, 19 de octubre de 2012

CLAUDIO MARCELO ENRÍA


Claudio “el Pájaro” Enría rompió el cascarón de huevo un 28 de agosto de 1973 en  la copa de un frondoso árbol de hoja caduca en San Justo, provincia argentina de Santa Fé. Su familia, de una especie de aves de un resplandeciente plumaje amarillo celebró la llegada de este nuevo miembro en el nido familiar, los pajarillos cantaban, saltaban de ramica en ramica y piaban con alborozo, pero un suceso iba a romper la paz, la armonía y la felicidad con que estas aves celebraban la llegada del nuevo miembro a causa de un niño coñazo que con la pelotita le pegó un balonazo al nido y destruyó el hogar familiar que con tanto trabajo y mimo habían levantado los patriarcas de los Enría. Enrabietados y enfurecidos todos los miembros del clan se reunieron y decidieron que servirían muy fría su venganza y que el nuevo miembro sería el encargado de ello pagándole a demás con la misma moneda: el fútbol.

Una vez que Enría desarrollo todo su plumaje fue probando en el equipo local del Colon de San Justo de donde vuela a Newell’s Olds Boys  y de ahí planea hacia Lanús, donde destaca por ser rápido como un colibrí, tener la garra de un águila, el espíritu de lucha de un avestruz y el uno contra uno de un pterodáctilo (¬¬) lo que parece bagaje suficiente para que el errático Sevilla de la temporada 1997/98 lo incorpore en el mercado de invierno a sus filas mediante vuelo migratorio trasatlántico junto a Vukicevic como sustitutos de David y Juan Ramón, que vuelven al Deportivo y al Écija, para intentar revertir la situación en la que se hallaba inmersa posiblemente una de las peores plantillas de la historia del Sevilla, pero la llegada del Pájaro no hizo variar ni un ápice ese rumbo y el Sevilla acabó por permanecer otro año más en segunda división, lo que supuso un mal trago para todos los aficionados que estaban en el Pizjuán el día en el que se culminó el no-ascenso que pitaron e increparon sin compasión a todos los jugadores que habían participado en el encuentro. ¿A todos? No, al Pájaro, no, el era un ganador, por eso cuando pasó Enría acompañado y de la mano con una piba de las que cortan la respiración, los aficionados enmudecieron y tras un inicial e impresionante “Ooooooh” el abucheo tornó en aplausos, vivas y  reverencias ante tal “pájara”. (El chiste es penoso, pero había que hacerlo).

Como el rendimiento del Pájaro tampoco es que hubiera convencido demasiado en los 14 partidos que jugó con la camiseta sevillista (de los que tan solo en 3 comenzó desde el inicio) y los dos goles marcados pareció poco bagaje para fichar al jugador en propiedad, el Sevilla decidió no ejercer la opción de compra que tenía estipulada en el contrato de cesión del argentino en la siguiente temporada y le abrió la jaula al bueno de Claudio, pasando a engrosar la lista de los Eboue, Lucio Wagner, Carlao, Axel, Vukicevic y demás ilustres extranjeros que dieron brillo a aquella gran plantilla de permanente recuerdo en el blog, además Sevilla era una ciudad demasiada pequeña para dos Pájaros, así que Enría aprovechó los vuelos migratorios de las aves que abandonan el Coto de Doñana tras pasar el verano en la reserva natural y volvió a Argentina para proseguir su venganza contra los humanos desplegando sus alas en equipos como Belgrano de Córdoba, Colón de Santa Fé, Gimnasia La Plata o Velez Sarfield. Mención aparte merece su segundo aventura surcando los cielos de España formando parte del Leganés en el que el dueño, director deportivo, entrenador (Carlos Aimar), el once titular (verídico) y 4 o 5 jugadores más eran argentinos pero competían en España en la  2003/04.

En 2008 el Pájaro se harta que si venga pajarito por aquí, pajarito por allá y decide dejar de batir las alas para retirarse a formar un nuevo nido con el que recuperar el esplendor del plumaje que antaño lucían sus familiares en los árboles de hoja caduca.

15 comentarios:

Jose MME dijo...

El artículo mola pero deja un montón de preguntas de respuesta:

¿Si Enría se enfada es un angry bird?

¿Piaba al ritmo de Charlie Parker?

Cuando le preguntaron al director deportivo a quién ficharía, ¿éste respondió "Bird is the word"?

¿Su deportista favorito era Larry Bird?

Jose MME dijo...

Existe una película que cuenta la vida de Enría, pero se toma ciertas libertades. Por ejemplo, para hacerla más comercial en USA cambiaron su paso por el Sevilla por la Guerra de Vietnam:

http://www.filmaffinity.com/es/film671252.html

Su protagonista era Matthew Modine, que tres años después volvería al Vietnam en otra película, "Full Metal Jacket", donde en una escena sonaba de fondo "Bird is the word". No existen coincidencias, todo encaja como un gran puzzle sideral.

https://www.youtube.com/watch?v=KQEDojPZ7YI

Anónimo dijo...

Cagaste, tachá de malo a Enría? era un jugadorazo loco!

ALVARO dijo...

En Sevilla le llamaban el canibal proque su lugar favorito para comer era casa Ruperto

Alfonsobis dijo...

Buenísimo!! aunque no sabía lo de su apodo. Desde luego en la 97/98 absolutamente todos los fichajes que hizo el Sevilla son dignísimos de aparecer por aquí.

Anónimo dijo...

El apodo de Enria era "Caio", por pajaro no lo conoce nadie

Rinat Rafaé dijo...

Aquí en Sevilla se le conocía como el "Pájaro", anónimo pero pensaba que ya le venía de Argentina, porque fue desde el primer momento que ya le llamaban así...

Aracnidus Rojiblancus dijo...

Metió un gol en Vallecas o lo he soñado yo?

Bruno_1 dijo...

Interesante blog, me gustaria realizar un intercambio de links. mi blog es http://elblogdebruno1.blogspot.com saludos!

Jean Sol Partre dijo...

La verdad es que no tiene ninguna pinta de futbolista

Rinat Rafaé dijo...

Aracnidus, le metió uno al Rayo y otro a Las Palmas.

Son varios los que guardais un buen recuerdo de él, pero la verdad es que en medio año rascó mucha bola...

PD: ¿Han metido nuestro blog en un directorio para cambiar enlaces? Increible la cantidad de peticiones que tenemos ultimamente...

Anónimo dijo...

no le dicen "pájaro", sino "caio"

Anónimo dijo...

Soy d Rosario, Argentina y acá es Caio. X pájaro no se lo conoce.

Anónimo dijo...

Soy d Rosario, Argentina y acá es Caio. X pájaro no se lo conoce.

Anónimo dijo...

Soy d Rosario, Argentina y acá es Caio. X pájaro no se lo conoce.