jueves, 7 de julio de 2011

ANTONIO GÓMEZ PÉREZ


Antonio Gómez Pérez, jugador ya homenajeado en Renaldinhos y Pavones y a cuya introducción no podemos más que rendir pleitesía en este humilde rincón, es una combinación de tres elementos insulsos, fríos, que no transmiten más que indiferencia. No es culpa suya pero a este hombre se lo pusieron difícil ya desde su nacimiento el 1 de agosto de 1973. Si vas para futbolista y no has tenido la fortuna de tener un nombre o apellido llamativo lo que procede es un mote que destaque las virtudes o características físicas del jugador como "el puma", "la cobra", “el pato” o "Rambo", y más si luego le añadimos el lugar de procedencia del sujeto en cuestión, y ejemplos de estos hay para aburrir: "el gitano apátrida", "la bala de Casablanca", "el trípode de Kinshasa", "el padre coraje del Congo "el rastafari de Viena” o "el Beckenbauer de la bahía". Pues hasta para eso tuvo mala suerte, ya que se desempeñaba como centrocampista cuya característica principal era la sobriedad y el rigor táctico aunque con frecuencia se incorporaba al ataque, y para colmo no era de ningún lugar especialmente llamativo, pues había nacido en Madrid. Cómo le podría haber llamado... ¿"el comedido de Madrid"?, ¿"el prudente"?, ¿"el aplicado"?, ¿"el neutro"?...

En cualquier caso el chico consiguió prosperar en la cantera del Real Madrid hasta plantarse en el filial que a mediados de los 90´s se movía con cierta soltura en segunda división. El primer equipo vivió en la temporada 95/96 un clima de inestabilidad con la destitución de Jorge Valdano y la contratación de Arsenio Iglesias. Fue de la mano del míster argentino cuando le llegó la oportunidad a Gómez de subir a la primera plantilla y ciertamente los dos primeros partidos que jugó los aprovechó al transformar sendos goles. Parecía que su futuro sería próspero en el club merengue, pero las otras cuatro veces que le alinearon su rendimiento fue tan insulso como su nombre y finalizada la temporada se le buscó salida recalando en el Sevilla, encuadrado dentro de la  caótica “operación Suker”.


Recordemos que inicialmente, Suker se vendió al Real Madrid en enero de 1996 en una operación “auspiciada” por Antena 3 y debido a la mala situación económica del Sevilla (sobre el que pesaba un embargo del FC Barcelona), por 600 millones de pesetas y una serie de variantes que en teoría “incrementaban” el valor de la venta y que en un primer acuerdo eran tales como la cesión de Petkovic por una temporada (valorada en 50 millones (?) de pesetas), la cesión de Agostinho por dos temporadas (valorada en 50 millones (???). El Sevilla le puso un lacito al terminar la primera temporada en la que ni siquiera llegó a ir convocado), el traspaso de Contreras y Javi López (valorado en 100 millones), un partido amistoso (valorado en 50 millones, vaya con las valoraciones…) que desconozco si se llegó a disputar y 100 millones a los que Suker tenía derecho por el 15% de su traspaso y a los que el croata renunció hacían un “total” de casi 1000 millones de pesetas, cifra bastante buena en la época, pero completamente engañosa, ya que claro, si contamos que “Rambo” Petkovic apenas llegó a los 8 partidos, que Agostinho ni debutó, que 300 millones de los 600 fueron descontados por el “caso Nando”, que Contreras y Javi López finalmente no vinieron y que Suker hizo un pedazo de Eurocopa impresionante, lo que sin duda habría incrementado el valor del de Osijek en el mercado, así como las disparadas cifras que comenzaron a pagarse ese mismo verano por jugadores de mucho menos nivel de Suker, hicieron de  la venta del mayor activo que tenía el Sevilla FC por aquel entonces un completo fracaso, sobre todo teniendo en cuenta que otros clubes como el Valencia pagaban por él casi 900 millones sin incluir jugador alguno.

¿Y por qué nos cuenta este tío todo este rollo si en teoría estamos hablando de Gómez? Se preguntaran, no sin cierta razón. Pues bien, en primer lugar, porque  como hemos dicho los jugadores inicialmente pactados (Contreras y Javi López) no llegaron a recalar en el Sevilla y estos fueron sustituidos por Ramis (quizás el único que tuvo un rendimiento aceptable de todos los incluidos en la operación) y por nuestro protagonista de hoy y en segundo lugar, porque el rendimiento de Gómez en el Sevilla fue tan insulso como su propia existencia, por lo que si no contaba las entrañas del fichaje de Suker, habría despachado en artículo en un par de líneas. Apenas 15 partidos disputados, la mayoría partiendo desde el banquillo y 762 minutos son el resumen de su rendimiento en el infame Sevilla de los Camacho, Bebeto, Jelicic, Pepelu, Mornar, Marinakis, Almeyda y por supuesto (¡¡TODOS EN PIE!!) El Chiri Colusso.

La temporada termina en descenso y Gómez es enviado en un pack indivisible junto con Zigor Aranalde al Albacete, donde coincide también con Diego, Juanlu o “el toro” Aquino  y en el que nunca llega hacerse con un puesto de titular, por lo que en verano de 1998 se marchó a Alicante para defender la camiseta del Hércules de forma poco más que anecdótica, premiando el escaso rendimiento de aquella plantilla en la que convivían con viejos conocidos de la afición sevillista como Nacho Conte y Ferreras con un descenso de categoría. Antonio Gómez no se quiso (o no tuvo oportunidad de) bajar del barco en aquella ocasión y permaneció en el equipo blanquiazul otra temporada más antes de marcharse al Toledo en el mercado estival del año 2000 donde se le pudo ver durante tres campañas seguidas,  deleitando posteriormente con el poco fútbol que todavía le quedaba en sus botas a un modesto equipo de la tercera división manchega como La Roda. En 2006 terminó su carrera sobre el césped para acomodarse en un lugar que conocía muy bien: el banquillo de Albacete, aunque en este caso empezó dirigiendo primero a los juveniles (con el que gana la Copa del Rey juvenil) y posteriormente al filial. Nuevos retos se avecinaron a nuestro protagonista de hoy cuando aceptó una propuesta de Rafa Benítez para dirigir al filial del Liverpool, donde tuvo oportunidad de aprender de los mejores, hasta que se vio preparado por fin para volar en solitario para entrenar a la primera plantilla de un equipo y la temporada pasada asumió los galones del Valladolid, donde tras 14 jornadas fue destituido. Desilusionado por esta fallida primera aventura, ha vuelto al calor de su querido banquillo del Albacete, pero esta vez para entrenar a los mayores del otrora “Queso Mecánico” desde aquí le deseamos toda a suerte del mundo en su nueva etapa  al “comedido de Madrid” (?).

7 comentarios:

Cyborg 77 dijo...

Recordando a Antonio Gómez en el Sevilla, me viene a la cabeza Santaella, no sé porque. De hecho creo que ni coincidieron.

A ver cuando le cae la entrada de Santaella, jejeje. un saludo

Jose Ángel González Algaba dijo...

Antonio Gomez un fiasco en toda regla un paquete que nos vendieron en la desastrosa operación de la venta de Suker. Creo que empezo la temporada dirigiendo al Valladolid pero lo largaron rapido.
En definitiva un babucha de futbolista.

Anónimo dijo...

La verdad es que antes de venir al Sevilla le había visto un par de partidos y no lo hizo mal, marcaba y todo. Ahora me entero que parece ser que fueron los dos únicos buenos de toda su carrera. En el Sevilla no valía ni para estar escondido.

Y luego me he quedado de piedra al ver la impagable foto de Antonio Gómez como entrenador del Albacete: está todavía más canijo que cuando era futbolista y encima esas gafas de metrosexual... merece una entrada en la sección "Estilosisssimos", como poco.

Un saludo y enhorabuena por el blog,

Álvaro

Rinat Rafaé dijo...

Jajaja, yo también me quede bastante sorprendido al ver la foto como entrenador del Albacete!! Sobre todo porque en la que vi como entrenador del Valladolid se le veía más "fondón"

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Antonio_G%C3%B3mez_P%C3%A9rez_%282010%29.jpg

Anónimo dijo...

os deberia de dar verguenza hablar asi en este blog de personas, debeis de tener mucho tiempo libre.asi esta españa.

Rinat Rafaé dijo...

Pues si estimado anónimo, la verdad es que nos da bastante vergüenza hablar de esta manera de este tipo de jugadores en el blog y más si somos la razón por la que España está como está, ¿Pero que culpa tenemos nosotros que ficharan por el Sevilla? ¡Ninguna! Ojala en el blog solo pudieramos hablar de Kanoutes, Luis Fabianos o Danis Alves, pero también ha habido jugadores como Gómez y no estamos dispuesto a esconder la cabeza e intentar hacer como si nunca hubieran jugado. Lo hicieron y sabemos que a algunos les produce vergüenza, pero hay que apechugar y recordar no todo fueron buenos momentos.

Por otro lado hemos recibido varias ofertas de Rajoy (y antes de ZP) para que cesemos en nuestra actividad y arreglar de esta manera el pais, pero por ahora no estamos interesados, preferimos tener muuuucho tiempo libre.

Que curioso, por cierto que este tipo de comentarios siempre los hacen en ex canteranos del Real Madrid, el resto de personas relacionadas con los jugadores siempre nos escriben de muy buenas, pero con los excanteranos del Madrid no ¿Acaso hay un departamento de defensa del excanterano del Madrid que no triunfó en otros equipos? ¿Acaso CONTAR LA HISTORIA del fichaje de Suker por el Real Madrid que se come basicamente el 50% indigna a los madridistas que se creen que nunca nos dimos cuenta de la peaso de bakalá que nos metieron y ahora intentan excusarse diciendo que hablamos mal de un jugador?

Cuantas cuestiones... espero que nuestro amigo tenga a bien aclararnos un poco más el sentido de su comentario.

Alvaro Villar Robledo dijo...

Jugué con Antonio Gómez un año en los juveniles del real Madrid y hablo con criterio por la experiencia que me otorgó haber estado 8 años en la cantera blanca...era un pedazo de jugador,un interior derecha con una clase inmensa,trabajador y disciplinado..no creo que esas cualidades se esfumasen..no siempre triunfa el talento..me da pena que se hable tan a la ligera de un jugador con esas cualidades