domingo, 3 de abril de 2011

PAQUIRRÍN, MONCHI Y EINDHOVEN

Esta historia la relata Monchi en su libro “León San Fernando” y tiene como protagonista al actual Director Deportivo sevillista y al polifacético hijo del torero “Paquirri” y la tonadillera Isabel Pantoja, ex canterano del Real Madrid, actor debutante, hombre anuncio, ex monologuista,  próximo participante de realties y uno de los personajes más perseguidos y habituales del cuore patrio: Kiko Rivera Pantoja aka “Paquirrín”.


Según cuenta Monchi en su libro, tras la consecución de la Copa de la UEFA del 2006 y posterior celebración, en vez de regresar al hotel donde estaba alojado junto a los jugadores, decidió acompañar a su mujer en el hotel donde ésta se alojada. Tras despertarse en la primaveral mañana del 11 de Mayo de 2006, un Monchi radiante de felicidad por el éxito obtenido decidió volver a su hotel, pero al llegar allí, el amable recepcionista le indicó que la llave de su habitación había sido retirada.

El cañailla se temió lo peor y sospechó que los guasones de los jugadores cuan “rock stars” hubieran aprovechado su ausencia para lanzar los muebles a la piscina. Ante la insistencia del otrora portero, el empleado del hotel le entregó la llave de seguridad para que pudiera entrar en su habituación para averiguar qué había sucedido.

Una vez dentro comprobó con sorpresa que todo estaba en orden y en silencio, cuando de repente escuchó unos potentes ronquidos. Monchi tomó actitud defensiva a lo Chuck Norris y se dirigió a su cama para averiguar quién emitía semejantes sonidos, al entrar vio que alguien dormía plácidamente y raudo y veloz lo zarandeo para despertarlo y ver de quien se trataba…

El dormilón intruso resultó ser Paquirrín, que se despertó y  balbuceó un “Es que… estos cabrones… me dijeron que tú…estabas ya en otro hotel…”. Monchi sonrío y le dejo dormir un rato más y pasadas tres horas, el artista actualmente conocido como Kiko, bajó a la recepción y se volvió a disculpar por su invasión… menos mal que al bueno de Monchi no le dio por aparecer vestido de mujer con unas tetas postizas, porque quizás el desenlace hubiera sido muy distinto y lo mismo termina con el de San Fernando mirando a Maastrich.

Paquirrín: A way of life.

2 comentarios:

Torpedo dijo...

BUENISIMOOOOOOOOOOO

Jean Sol Partre dijo...

Qué grande Kiko Rivera!!!!!!!!