jueves, 7 de abril de 2011

JOSE LUIS “EL PUMA” RODRIGUEZ



José Luis Rodríguez “El Puma”, afamado cantante y actor venezolano de telenovelas, de famoso pelazo, seductora pose y autor de bellísimas baladas, que encandila a las damas con tan solo una mirada… eeeeh, ¡ah no!, que esto no es mi blog personal sobre mi música favorita, si no el de Colussos y Kukletas… Disculpen ustedes… bueno, pues empecemos y recapitulemos.

José Luis “El Puma” Rodríguez, futbolista argentino nacido en Buenos Aires el 21 de junio de 1963 fue el primer jugador que utilizó unas botas  de una, por entonces, desconocida marca deportiva, lo que hizo que sus compañeros de equipos más pijos se rieran y le pusieran guasonamente como apodo la marca de estas botas “Puma”, aunque posteriormente él intentó disimular este hecho visto el poco interés de dicha marca en patrocinarlo e intentó colar que este sobrenombre se debía a su “fiereza en la cancha”.

“El Puma” comenzó su carrera deportiva en las divisiones inferiores del  Deportivo Español debutando en el primer equipo en el año 1985 destacando por ser un jugador aguerrido y difícil de marcar, donde se mantuvo marcando goles (65 goles en 164 partidos siendo el máximo goleador del Español en Primera A) llegando a ser máximo goleador de la temporada 1987/88, lo que le valió para ser convocado por  la selección argentina y donde se mantuvo hasta el año 1988, fecha en la que es traspasado al Betis, donde coincidirá con otros animales como el "Pato" Yañez.

En el Real Betis no tuvo el rendimiento que cabía esperar visto su currículo,  jugando durante tres temporadas un total de 56 partidos y anotando tan solo 10 goles, datos no demasiado esplendidos para un delantero con tantas garras como “El Puma”.

Aunque si bien su trayectoria deportiva no fue demasiado destacable, su contribución al mundo de las habladurías y leyendas populares ha sido realmente escalofriante. Precursor de Ronaldo en el tema del sobrepeso futbolístico, las tapitas y las cervecitas le llevaron por la calle de la amargura en la capital hispalense (donde habría hecho una pareja galáctica con Kowalczyk). Llego a mentir sobre su verdadero peso al club, llegando a causar baja para un partido cuando acompañado de Fantasía Fantaguzzi se zampó un cochinillo entero teniendo como consecuencia del banquete un cólico nefrítico o una indigestión, dependiendo de la versión.

En otra ocasión quiso demostrar que su apodo era debido a su agresividad y le hizo un corte (no le pregunten cómo a un puma con este rostro) a Valentín que le había llamado “pesetero”. Fue sancionado por ello, pero no fue la única vez, tras pasar de la titularidad a la grada, insultó al primer técnico de la primera plantilla, Corbacho, por lo que le suspendieron de empleo y sueldo durante dos meses.

Pero sin duda, la anécdota favorita de nuestro homenajeado de hoy, es cuando, tras marcar un gol al Málaga, se volvió loco de contento, lo que le llevó a intentar emular al goleador #1 de por aquel entonces, Hugo Sánchez, saltando para  hacer la voltereta, sin contar que entre su peso y la gravedad las probabilidades de darse un espaldarazo, eran máximas y ya que Newton desarrolló una teoría que tenía pocos fallos, finalmente ocurrió lo que tenía que ocurrir, lo que casi da con el bueno de José Luis en el hospital.

Tras su periplo bético que se resume además de en sus anécdotas en dos descensos y un ascenso, el Puma volvió al equipo de sus amores, el Deportivo Español, para posteriormente jugar para Rosario Central y  Racing Club, clubes que precedieron a su segunda aventura extranjera en la potente y competitiva liga ecuatoriana, donde prestó sus servicios al Deportivo Cuenca y en la liga Méxicana, donde como puma veloz y fugaz juega para Veracruz. Finalmente se retira en 1996 cuando militaba en las filas del Olimpo Bahía Blanca.

Actualmente y por problemas con su contable, quedó arruinado y se busca la vida como puede, ya sea regentando un kiosko de chucherías o trabajando de taxista.

José Luis “Puma” Rodríguez: Borombom Borombom no es un puma, es un león.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

regular artículo, creo que no está a la altura del resto del blog, que por cierto es magnífico

Jose MME dijo...

Yo la versión que tengo de la historia del cochinillo era que cada domingo, tras el partido en casa de turno, se iba a un bar de Nervión y se zampaba uno entero él solito.
Fue uno de los primeros paquetes que vi en el Betis cuando empecé a ir al estadio siendo pequeño, me trae recuerdos.

Rinat Rafaé dijo...

Anónimo, ¿Qué es lo que no te ha gustado exactamente? ¿La redacción? ¿El enfoque? ¿La información? ¿Faltan cosas? La verdad que responder a las expectativas a la hora de acercarte a un personaje como el Puma es complicado, lo sabemos y nos atenemos a las consecuencias y puede que nos viniera fiero y no supieramos domarlo. Nos interesan mucho las opiniones de las que podamos aprender, para no tener que pasar todo el verano rellenando cuadernillos Rubio y Vacaciones Santillana... Gracias por sus comentarios por otra parte, señores

Anónimo dijo...

gloria al amigo Rafaé !!!

antonio gomez dijo...

cuando yo tenia 8 añitos mi tio antonio me llevaba a ver el betis,previa parada en un bar para echar una cervecita ..pues bien 1 hora y media antes del partido este señor entro por la puerta del bar vestido de calle ,y ante la perplejidad de los presentes se tomo 2 cervezas y un par de montaditos de lomo...a mi memoria de pre-puber asisten mi tio q me lo recuerda cada vez que me ve y los dueños del bar"pez espada" ....frente al hospital virgen del rocio...

Rinat Rafaé dijo...

Jojojojo vaya historia Antonio, el Puma solo ha encontrado rival en Kowalzyck, tal vez... vaya personaje contaminante se trajo el Betis: Le pegó a Valentín, metió en la mala vida a Monsalvete, empachó con un cochinillo a Fantaguzzi... todo un galáctico!!

PD: joder que mítico el bar "Pez Espada"!!! Yo vivía al lao ¿Le cambiaron el nombre, no?

Anónimo dijo...

hola,soy amigo de jose luis,de nuestra infancia,y cuento una.mayo del 92'.un dia viernes fue mi casamiento en mi club de banfield.el domingo jugo' para racing y le hizo dos goles a boca...ni contar como termino ese casamiento.ojala alguien le haga llegar un abrazo enorme.. topo de banfield

Chocolá dijo...

Yo lo ví jugando al tenis con Pumpido, en Santa Clara, y estaba gordo como un cochinillo...